13 formas en que reacciona tu cuerpo cuando deja de tener relaciones.

Por Mr. XApr 26, 2018
13 formas en que reacciona tu cuerpo cuando deja de tener relaciones.

Digamos que cuando una pareja recién inicia, el sexo se convierte en una de las cosas más importantes. Sin embargo, pasado los años este detalle de las relaciones íntimas simplemente deja de ser una prioridad, es decir, pasa a un segundo plano. Existen diversas razones por las que podemos pasar mucho tiempo sin tener relaciones sexuales, pero sí o sí es algo que a tu cuerpo le pasará la factura en algún momento. No importa la cantidad de tiempo que lleves sin hacerlo, ya sean días, semanas o meses, eso es algo que dejará cierta evidencia en ti. Aquí te contamos qué le pasa a tu cuerpo.

1. Pierdes el deseo

Muchas veces el cuerpo va sufriendo ciertos cambios en base a los tratos que nosotros le vayamos dando. Cuando una persona deja de tener sexo, es probable que su cuerpo también deje de producir dopamina, y para que lo sepas, ésta es una hormona encargada de la activación del deseo sexual, aparte de proporcionarnos la sensación de placer y bienestar. Es importante saber que si no tienes sexo, con el tiempo dejarás de producir esta hormona y claro, sin esta hormona no tendrás apetito sexual. Una cosa conllevará a la otra y todo irá girando en círculo que terminará siendo perjudicial. Para toda pareja es fundamental mantener siempre encendida esa llama, ya que una vez que se pierde el deseo sexual hacia la otra persona, la relación comienza a caer en conflictos. Por eso mismo y por tu propia salud trata de mantenerte constantemente en actividad sexual.

2. Baja autoestima

La falta de relaciones sexuales no sólo afecta la parte física, en lo anímico también puede volverse algo sumamente perjudicial. Una pausa sexual en tu vida puede afectarte en la autoestima, haciéndote sentir menos deseada y con una sensación de tristeza, pues según un estudio realizado, el semen contiene hormonas como la testosterona, estrógenos y prolactina, que en cierto modo, son las encargadas de mantener el equilibrio de las emociones a nivel hormonal. Generalmente los problemas de autoestima tienen una repercusión muy negativa en la sexualidad, ya que las personas se sienten con cierto miedo e inseguridad de su propia imagen y de cómo la vea su pareja. De acuerdo a la información publicada en el portal Tu guía sexual, la autoestima es un factor fundamental en la sexualidad, ya que cuando la persona se siente bien y confiada, logra entregarse completamente, disfrutando plenamente de su pareja y de ella misma.

3. Disfunción eréctil

La abstinencia puede volverse muy perjudicial para la erección del hombre, ya que no tener relaciones sexuales aumenta la probabilidad de tener una disfunción eréctil. Un estudio del American Journal of Medicine decía que los hombres que tenían relaciones sexuales una vez por semana, presentaban la mitad de probabilidades de desarrollar disfunción eréctil que aquellos hombres que tenían actividad sexual con menos frecuencia. El cuerpo humano es capaz de adaptarse al ritmo de la vida sexual, incluso está demostrado que los hombres que raras veces tienen relaciones sexuales o aquellos que no tienen la oportunidad de realizar esta actividad por mucho tiempo, afectan a sus mecanismos de erección o al deseo sexual. En este caso lo que sucede, cuando hay una larga ausencia de descarga, los mecanismos encargados de mantener la potencia sexual se rompen o se debilitan temporalmente. Después de la normalización de la vida sexual, por regla general, todo vuelve a la normalidad.

4. Tu cerebro enloquece

¿Es probable que la abstinencia te haga perder la cabeza? En realidad, cuando realizas el acto sexual entran a actuar ciertas hormonas que producen en nosotros una sensación de bienestar. Se segrega la oxitocina, al que comúnmente se la conoce como la hormona del amor, que principalmente se encarga de fortalecer los lazos románticos y sociales. Además, el acto sexual libera un neurotransmisor llamado dopamina, que tiene beneficios muy notorios para el organismo, controla los impulsos y mejora la atención. Por otro lado, cuando no hay actividad sexual, esta sustancia no se llega a segregar y por lo tanto, eso hace que tengas cambios drásticos de humor, también es probable que comience a fallarte la memoria y tengas algunas dificultades a la hora de tomar decisiones. Justamente un estudio publicado por Hippocampus, llegó a la conclusión de que el sexo ayuda a prevenir el deterioro de la memoria.

5. Eleva los niveles de estrés

Aunque el sexo tenga que ver con una constante actividad física la falta del mismo de manera frecuente, eleva los niveles de estrés. Según un estudio realizado en el 2005 por Psicología Biológica, se encontró que existe una relación pene-vagina, que tiene que ver con un rendimiento físico y mental. También hay sustancias en el semen, como la melatonina, serotonina y oxitocina, que pueden tener impactos positivos en las personas que la reciben vía seminal. Esto se comprobó gracias a un estudio donde se analizó las reacciones de dos parejas. Una pareja lo hizo usando preservativo y los niveles de estrés fueron en aumento en comparación a la otra pareja, que lo hizo en el mismo lapso de tiempo, pero sin usar protección alguna. Por otro lado, mientras menos sea la actividad sexual de la pareja, más frecuentes son las ocupaciones de todo tipo, se pasan llenando sus agendas y es otro motivo para estresarte.

6. Falta de sueño

Normalmente la falta de sexo también hace que tengamos ciertas dificultades para conciliar el sueño. Esto se debe principalmente a un factor de suma importancia, la falta de oxitocina. Cuando no tenemos actividad sexual, no podemos segregar esta hormona que, entre otras funciones, es fundamental para tener un sueño adecuado y placentero. Sin duda alguna, el sexo es uno de los mayores inductores del sueño, es por esa razón que no hacerlo puede producirnos trastornos de sueño e insomnio, esto a su vez, termina desencadenando en otros problemas como por ejemplo: baja concentración, irritabilidad, pérdida de reflejos, visibilidad y coordinación de movimientos, aparte de otros padecimientos. El sexo podría considerarse como una especie de remedio casero contra el insomnio porque muchos aseguran que una sesión de sexo nocturno, les ayuda a conciliar el sueño. Son los hombres los que más se benefician de esta práctica para dormir mejor, pero por otro lado, a las mujeres les proporciona la relajación y el bienestar que el cuerpo necesita para un buen descanso.

7. Falta de brillo en la piel

Seguramente te parecerá raro leer que el sexo también es bueno para la piel. Pues cuando se practica el sexo de manera habitual, los poros de la piel se abren y se liberan las impurezas acumuladas, que incluso crean imperfecciones. Por otro lado, también el sexo facilita la eliminación de toxinas por medio del sudor y eso, a su vez, también es favorable para la circulación sanguínea. Pero cuando no tienes una actividad sexual de manera constante, es probable que empieces a perder el brillo natural de tu rostro o que te empiece a salir más acné de lo habitual. Cuando no tienes relaciones sexuales de manera regular, tampoco puedes liberar progesterona, que es la hormona encargada de la eliminación del acné. Así que esto no es un mito, debes saber que uno de los mejores remedios para tu piel es el sexo.

8. Sufre tu corazón

Quizá este sea uno de los problemas más graves que genera en el cuerpo la falta de sexo. Las personas que pasan por un largo período de abstinencia, tienden a sufrir con el tiempo de problemas cardíacos eventualmente. La razón es muy simple, la actividad sexual puede considerarse también como un ejercicio físico, por ende, funciona como una excelente forma de prevención de enfermedades cardiovasculares, incluyendo el infarto. Es importante saber que ante la ausencia de actividades sexuales, el corazón puede llegar a debilitarse, lo que hace que no llegue a funcionar en un 100%. Según la ciencia, los pacientes que tienen sexo por lo menos dos veces por semana, tienen hasta un 50% menos de probabilidades de sufrir un infarto frente a aquellos que solamente lo hacen una vez al mes. Eso fue lo que señaló una investigación publicada por The American Journal of Cardiology

9. Bajan tus defensas

¿Has oído alguna vez que el sexo puede ayudarte a mejorar tu sistema inmune? Si es algo que todavía no lo sabías, pues efectivamente es así. El organismo, al momento de tener sexo, segrega ciertas sustancias que ayudan a fortalecer tu sistema inmune. Básicamente generas antígenos cuando intercambias fluidos con la pareja, como saliva y otras mucosas, de esa manera se activa una barrera superpoderosa en el organismo que lo hace mucho más resistente a infecciones y enfermedades. Debes saber que cuanto menos sexo tienes, menos estimularás a tu sistema inmune, lo que hará que fácilmente contraigas enfermedades como gripes o resfríos. Cuando tienes relaciones sexuales de manera frecuente, tienes más inmunoglobulina en la sangre, lo que hace que tengas mayores defensas para una gripe común. De acuerdo a lo publicado por la revista alemana Psychologie Heute, es recomendable practicar sexo de dos a tres veces por semana.

10. Inseguridad

Si comienzas a tener ciertos síntomas de inseguridad, probablemente tu problema esté en la falta de sexo. Es probable que cuando la persona deje de realizar actividades sexuales por un tiempo, comience a sentir una cierta inseguridad consigo misma, sobre todas las cosas que hace o deja de hacer. Como ya lo habíamos mencionado en puntos anteriores, el sexo es una actividad que ayuda a mejorar la autoestima y permite, tanto al hombre como a la mujer, sentirse deseados y atendidos. El no tener este tipo de experiencias puede llegar a generar cierta insatisfacción en la propia persona, que puede derivar en consecuencias más graves como por ejemplo: depresión, ansiedad y dificultades a la hora de tomar decisiones acertadas. Si tuviste una mala experiencia en el sexo, es probable que también se instale en ti la inseguridad, muchas veces lo que nos hace sentir así es el miedo de no satisfacer a la pareja, por eso es justo y necesario que alientes a tu compañero.

11. Sensación de soledad

¡Cuidado con este punto! porque no tener actividad sexual puede hacer que se instale en ti cierta sensación de soledad y eso no es nada favorable para la persona. Muchas veces la sensación de soledad hace que comiences a entrar en un estado prácticamente de desesperación, lo que puede llevarte a tomar decisiones apresuradas y hasta desacertadas. Cuando de tener sexo se trata, puede que ese estado de soledad aparente comience a nublar tus emociones y a consecuencia de eso, puedes caer en la búsqueda de compañeros sexuales poco fiables o llamar de nuevo a una ex pareja con la que hayas terminado en malos términos. Simplemente se busca sexo en alguien cercano, como un amigo, una amiga o un amante. Incluso el mayor peligro está en desear el sexo de manera casual, es decir, con un desconocido durante una fiesta, sobre todo después de ingerir tragos.

12. Menos sociales

No sólo afecta a la persona en sí, sino también lo afecta con su entorno social. Aparentemente no tiene mucho que ver, pero la falta de sexo puede provocar un aislamiento social en la persona. Pero todo tiene una explicación fisiológica, y es la falta de endorfina la que los hace sentir de esa manera. Al dejar de tener actividad sexual, también disminuye la producción de endorfinas en el cuerpo. Básicamente estas sustancias están fuertemente relacionadas con las emociones, pues realizando actividades divertidas o placenteras podemos elevar notablemente su producción. Normalmente éstas se hacen presentes cuando reímos, cuando sentimos alegría, cuando nos relajamos, practicamos deporte o tenemos actividad sexual, por eso, son las responsables de ayudarnos a mantener el buen humor y el deseo de estar rodeado por otras personas. Un bajo nivel de estas sustancias en el organismo puede acarrear problemas como: depresión, apatía, tristeza o pesimismo.

13. Tener sexo también es sinónimo de cuidar la salud

Ya sabes cuáles son algunas reacciones que tu cuerpo produce por la falta de actividad sexual. Todo es parte de nuestra naturaleza, todo está diseñado y si dejas de cumplir con los requisitos que la naturaleza humana exige, pues es evidente que tu cuerpo te irá pasando la factura con el correr del tiempo. Resumiendo todo, se puede decir que el tener sexo de manera frecuente garantiza la felicidad de la persona, mientras que no realizarlo, puede acarrearte problemas de salud. Por otro lado, también la abstinencia puede perjudicar tu relación (si estás en una relación). En caso de tener algunos síntomas que consideren graves, no duden consultar al médico.

Aunque no lo creas, no tener sexo por mucho tiempo puede producir un impacto negativo en tu cuerpo. Por supuesto, no todas las personas somos iguales, eso significa que la falta de sexo tiene varias formas de repercutir en nuestro organismo. Es probable que se llegue a manifestar de tres maneras: produciendo enfermedades, generando un aumento de peso y también afectando a nuestro estado de ánimo, dejándonos con un mal humor, éste hasta si se quiere es el síntoma más notorio y común. Efectivamente, un estudio de Medical Daily, asegura que a pocos días de tener abstinencia, el cuerpo comienza a percibir eso, emitiendo ciertas reacciones, por lo general, de manera negativa. Pero eso no sólo puede afectarte a ti, sino también a tu pareja, pues es un motivo para que se generen problemas más graves en la relación. Al final solo disfruta de tu vida, hay maneras y maneras de solventar esa falta de sexo, romper la rutina, charlar con tu pareja, abrirte a nuevas experiencias siempre ayuda.


No te pierdas de ninguna noticia

Suscríbete a nuestro boletín:

No te preocupes, no hacemos spam ;)

Noticias relacionadas

¿Qué opinas? escribe tus comentarios